Home National News Toto, virtuosismo al servicio de himno atemporal

Toto, virtuosismo al servicio de himno atemporal

5 min read
Comments Off on Toto, virtuosismo al servicio de himno atemporal
0
37

BarcelonaActualizado:12/07/2019 11:50h

Un misterio. ¿De dónde había salido toda aquella gente? En 2006, en su primera y hasta ahora única actuación en Barcelona, pasaron de puntillas por Razzmatazz 2, pero el miércoles consiguieron que cerca de 3.000 personas se relamieran en el Auditori del Forum con el suntuoso estribillo de Rosanna, las guitarras acrobáticas I Will Remember o el contrachapado metálico de Hold The Line, molde cerámico del AOR radiable. ¿Habrán intensificado las emisoras de oldies la programación de sus canciones? ¿Se ha puesto de nuevo de moda el soft rock y nadie nos ha avisado? A saber.

El caso es que llegaron Totoa despedir un Guitar BCN que ha batido récords -50.000 espectadores y un 91% de ocupación- y acabaron saliendo a hombros, propulsados por esa mezcla de virtuosismo, fusiones pelín arriesgadas e himnos para cantar con los brazos en alto y los puños apretado. Himnos como ese Hold The Line que seguirá alimentando hilos musicales hasta el fin de los tiempos (y un poco despues tambien) y que los californianos se sacudieron de encima a las primeras de cambio, como si quisieran convencernos de que el conjunto es en realidad más importante que los éxitos puntuales.

Lo mismo ocurre con la propia banda, una alineación estelar de instrumentistas de postín comandada por Steve Lukather que busca reivindicarse bajo el paraguas de Toto como algo más que un puñado de habilidosos mercenarios. El problema llega cuando el pretendido diálogo se convierte en un monólogo de solos y estridencias filometálicas -lo que Lukather le hizo al While My Guitar Gently Weeps” de George Harrison fue, en fin, cualquier cosa menos un homenaje-, principal escollo de una noche que, por lo demás, avanzó siempre según lo previsto.

Ahí estaban, siempre en su sitio, esos teclados heredados del rock progresivo que habrían hecho salivar al mismísimo Kitflus, el bufido del soplido del saxofón aligerando el peso muerto de las guitarras, las palmas y el alborozo de English Eyes, el relato de Steve Porcaro de cómo escribió Human Nature junto a Michael Jackson, la recuperación de la banda sonora de Dune, ese acabado ochentero que suena hoy deliciosamente desfasado…

Incluso rescataron la inédita Devil’s Tower, pero el público no buscaba nuevas emociones, sino recuperar y reeditar las ya vividas. Y nada mejor para conseguirlo que poner la directa para llegar hasta Africa, LA canción de Toto y broche a una noche que podría haber hecho valer el título del último lanzamiento de la banda (Old is New) pero que confirmó que lo que ya era antiguo hace dos décadas no ha dejado de serlo como por arte de ensalmo.

Load More Related Articles
Load More By Admin
Load More In National News
Comments are closed.

Check Also

Omara Portuondo: «Antes de la Revolución de Castro, EE.UU. ya tenía el monopolio de la música»

Israel VianaSEGUIR Madrid Actualizado:17/10/2019 01:37h Guardar Noticias relacionadas Ante…